Peligros para una escort en Barcelona

escorts en Barcelona

Ser escort no es tan sencillo como pueda pensarse. Como cualquier otro empleo no todo el mundo tiene capacidad para hacerlo. Puede incluso ocurrir incluso episodios de deterioro de la salud pudiendo llegar hasta la muerte como ocurrió hace un tiempo a una nigeriana.

Las causas principales podríamos decir que son dos:

  •         No hay autocontrol y conocimiento del estado físico para saber dónde están los propios límites.
  •         El trabajo suele realizarse en ambientes clandestinos e insalubres.

Este tipo de condiciones pueden darse en muchos trabajos, no solo es propio del trabajo de escort ni tomarlo como una señal de que la prostitución es nociva. Lo que conseguimos con eso es hacer más profunda la estigmatización de las mujeres que han decidido tener ese trabajo por las razones que sean. Para que no ocurran estos desgraciados hechos de muertes o lesiones, debería ser un trabajo bien regulado y con las normas muy claras.

Muchos de estos episodios de afecciones de salud que en algún caso han llegado a tener como resultado la muerte, se han producido por exceso de trabajo. La causa de esto suelen pagarla las más débiles y peor pagadas, ya que necesitan bien por ganar el suficiente dinero para comer, como por la cantidad de dinero que le demande su “jefe” tienen que trabajar una cantidad de tiempo tremenda para que les rinda su labor.

Si el trabajo estuviera regulado de verdad, no tendrían que pasar por esto y tendrían sus debidos exámenes médicos, pero es mejor tener a un porcentaje de ellas pasando penalidades. En nuestra sociedad hay desigualdades, cosa que también existe en el sector de las escorts, donde las hay que trabajan mucho y ganan poco, además de otras que eligen, trabajan poco y ganan los suficiente como para trabajar prácticamente cuando ellas lo precisan.

Como es normal el abanico es muy amplio, pero desde luego que se minimizarían riesgos de todo tipo con una cobertura social y laboral como con cualquier otro trabajador. Las costumbres sociales y religiosas hacen del oficio más viejo del mundo una lacra, cuando no tendría que serlo si estuvieran en unas condiciones de verdad dignas en su totalidad para hacer su oficio.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *