¿Cuál es el secreto para dar un masaje erótico de 10?

masaje erotico

Tú lo has intentado en casa, pero el resultado nunca es el mismo. No importa cuántos manuales y videos hayas visto para aprender a dar un masaje erótico, nunca consigues igualar a las masajistas profesionales especializadas en el arte del masaje para parejas en Barcelona. Pero no te preocupes, que hemos recogido algunos pequeños detalles que marcan la diferencia y hacen que la experiencia sea todo un éxito. ¡Toma nota!

Tips para un masaje erótico que marcan la diferencia

1.-Uñas cortadas. Puede parecer muy obvio, pero en la práctica pocas veces se aplica. Unas uñas largas, como suele ser habitual en las mujeres, o mal arregladas, pueden provocar marcas y rojeces sobre las pieles más sensibles. Recordemos que las rozaduras, por pequeñas que sean, pueden provocar infecciones, y en el mejor de los casos, producen escozor al entrar en contacto con aceites y otras sustancias.

2.-Asume el rol. No se trata de fingir que eres una persona diferente si eso te hace parecer forzado y poco natural, pero si es recomendable que tu actitud sea suave, armónica y seductora. Habla en voz baja y más despacio, deja de las palabras se deslicen suavemente sobre tus labios y conseguirás crear un ambiente propicio para la experiencia.

masaje erotico

3.-Desnuda a tu pareja. Ser desnudado de forma lenta y suave puede ser una sensación muy sensual y erótica, ya que reproduce esa agradable sensación de misterios sobre el placer que está por llegar. Si dejas que tu pareja se desnude sola, estarás perdiendo la oportunidad de vivir uno de los pasos más estimulante.

4.-Hazte con un buen aceite. Los aceites esenciales ayudan a que la piel no sufra irritaciones y favorece el deslizamiento de las caricias, sobre todo si la piel está seca y poco hidratada. Y no nos olvidemos de que sus olores y propiedades contribuyen a mejorar la atmósfera y a hacer más real una experiencia tan sensitiva como esta.   

5.-Evita la espina dorsal. La espalda es muy sensible y debemos evitar tocar ciertas zonas delicadas, como es la espina dorsal, si no tenemos preparación y los conocimientos adecuados. Estas zonas es mejor dejarlas en manos de fisioterapeutas y de masajistas profesionales. Resérvate para ti otras zonas erógenas.

6.-Evita las pausas. Si paras, los músculos que has estado activando con tus caricias y con tanto mimo y esfuerzo se enfriaran y baja el interés de tu pareja por lo que estás haciendo. Se trata de mantener y subir la presión y la intensidad sin resultar incómodo, manteniendo la actividad en todo momento, de una u otra manera.

Ahora haz un poco de autocrítica y confiesa si has cumplido con estos pequeños secretos. Tu masajista erótica preferida seguro que lo hizo. Ahora es tu turno.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *